×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 551

×

Notícia

There is no category chosen or category doesn't contain any items

Una vez que los niños comienzan a caminar y hasta los seis años, despliegan una intensa actividad física, curiosidad, son imaginativos e imitan a quienes les rodean. Los accidentes más frecuentes en esta etapa son, caídas, asfixia por inmersión,  quemaduras por líquidos o fuego, intoxicaciones y electrocuciones.

Muchas caídas pueden prevenirse tomando precauciones muy sencillas:

  • Evitar superficies resbaladizas, objetos tirados en el piso, proteger las zonas de riesgo de caída desde lugares altos, como balcones,  ventanas,  escaleras, puertas, etc.  Ya sea con seguros que impidan a los niños abrirlas, o bloquearlos con barandillas o protección  cuya altura sea de mínimo un metro desde el suelo.  Si se usan barrotes estos deben ser verticales para que no sean usados para trepar y la separación entre uno y otro debe impedir el paso de la cabeza de un  niño pequeño.  Es importante vigilar que no haya objetos que anulen o reduzcan la protección, como por ejemplo macetas o sillas junto a un balcón.
  • Conviene impedir que los niños trepen o a muebles o sillas para jugar o alcanzar algo, o permanezcan de pie sobre ellos, muchos accidentes ocurren porque su imaginación y tendencia a imitar, les hace creer que son capaces de volar como sus súper héroes,  y se lanzan desde los muebles causándose lesiones que van desde un golpe ligero hasta severas fracturas  e incluso la muerte.
  • Los niños necesitan aprender a subir y bajar las escaleras con seguridad, mientras tanto, deben ir tomados de la mano de un adulto. En todos los casos es importante evitar  que corran, jueguen o se sienten en las escaleras.
  • Hay que asegurarse de que los pantalones no sean demasiado largos, porque pueden tropezarse, que los zapatos estén bien amarrados y no les queden muy grandes.